Alhama de Granada, apogeo, decadencia y destrucción….

1482.– “Paseábase el Rey Moro por la ciudad de Granada, Cartas le fueron venidas Que Alhama era ganada; ¡Ay de mi Alhama!” Autor Anónimo.

Alhama (de Granada) que en árabe significa “el baño” – al hama- ya era admirada en tiempos de los romanos por sus aguas termales. Durante el Reino de Granada, la ciudad conoció un esplendoroso apogeo, comercial y urbanístico, al encontrarse ubicada en una zona estratégica de paso, entre los puertos de Málaga y el de Vélez Málaga y la capital del Reino Nazarí. Más tarde en 1482 fue tomada por los cristianos, iniciando la Guerra de Granada; las mezquitas fueron sustituidas por Iglesias y los palacios nazaries por casas solariegas, creando una estética curiosa, por su mezcla de estilos arquitectónicos (aunque poco queda de aquellos tiempos).

1545.-“A la mulata alhameña Elena/o de Céspedes –primera mujer cirujana y transexual de la historia.” Así reza la placa situada en una calle cercana a la casa de la Inquisición con la que nos topamos paseando por las callejuelas empedradas de esta bella ciudad. Tan curiosa información es digna de mayor investigación y por ello descubrimos que fue una mulata, hija de esclava y un noble cristiano, la cual nació hermafrodita, vivió como mujer, se casó y tuvo un hijo al que abandonó. Posteriormente vivió como hombre, luchó en los tercios, ejerció la medicina y terminó en el Santo Oficio por brujería, bigamia, sodomía y otros tantos delitos. Su historia ha sido recogida en el libro “Esclava de Nadie” de Agustín Sánchez Vidal y editado por Espasa en 2010.

1594.- Pero antes que a Sánchez Vidal, la popularidad de Elena/Eleno de Céspedes ya interesó a otros, traspasaba fronteras y en esta época, siglo XVI, también el ilustre Miguel de Cervantes conoció su caso; llegó a Alhama, no como escritor sino como requisador de trigo y aceite que fue primero y luego como recaudador de alcabalas (impuestos), pues de algo tenía que vivir antes de pasar a la historia; en su visita a los morosos de Vélez Málaga, Alhama y Loja hubo de conocer la historia de esta cirujana y del proceso inquisitorio al que fue sometida, lo que le valió de inspiración para el personaje de Cenotia, que aparece en el capítulo octavo de “Los Trabajos de Persiles y Segismunda”, publicado en 1617.

«Mi nombre es Cenotia, soy natural de España, nacida y criada en Alhama, ciudad del reino de Granada; conocida por mi nombre en todos los de España, y aun entre otros muchos, porque mi habilidad no consiente que mi nombre se encubra, haciéndome conocida mis obras. Salí de mi patria, habrá cuatro años, huyendo de la vigilancia que tienen los mastines veladores que en aquel reino tienen del católico rebaño. Mi estirpe es agarena; mis ejercicios, los de Zoroastes, y en ellos soy única» seguir leyendo aquí.

1884.- 25 de diciembre pasadas las nueve de la noche, mientras las familias alhameñas celebran la Navidad, un terremoto de 6 grados en la escala de Ritcher sacude la noche dejando en Alhama 463 muertos y 473 heridos. Más del 70% de las casas se derrumbaron y tuvieron que ser reconstruidas durante los años posteriores; casi un millar de viviendas y otras 14.000 tuvieron que ser reparadas con la aportación económica de poblaciones de toda España. Con el terremoto desapareció la fisonomía de la ciudad y nació la actual Alhama agarrada al tajo.

Esta es una breve reseña de la historia de Alhama de Granada, una bella ciudad perdida entre las sierras de Tejeda, Almijara y Alhama que bien merece conocer en una visita al parque natural o mediante la lectura de su historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s