Iglesia de la Encarnación (Montefrío)

Acudí curiosa al reclamo de uno de los pueblos más bonitos del mundo, que el National Geographic quiso a bien bautizar tras haber paseado por sus calles. A pesar de que mis recuerdos de primera infancia tienen sus raíces por esta zona, nunca había visitado Montefrio. Y allí se alza majestuoso, en la cima del monte.

La ruta nos lleva a través de un paisaje de paz desde Wata a Hisn Montefrid, desde la vega granadina hasta esta zona adentrada en el interior del Poniente Granadino, que está jalonado de vestigios de torres, atalayas y alquerías que conformaron en su tiempo una frontera defensiva del Reino Nazarí.

Punto de partida, Huétor-Tájar (origen de mi rama paterna), cuyo complejo nombre proviene de Wata (que era una alquería musulmana con torre defensiva), que derivó en Vector y de Tahara o Taxara que significa distrito rural, y que estaba situado al este de Loja, en una zona habitada en su tiempo por descendientes de árabes sirios del siglo VIII. ¡Quién lo diría! En el siglo XV y durante las guerras entre cristianos y árabes, se unieron los dos núcleos poblacionales dando lugar al nombre actual, pasando bajo el dominio de Álvaro de Luna quien recibió el señorío de esta “alcaria o lugar de moros”.

Todos estos pensamientos se venían a mi cabeza a medida que avanzábamos a través de la planicie en dirección a Montefrío y dejábamos atrás la fértil vega de Huétor-Tájar. Poco a poco el camino se iba volviendo más denso en cuanto a vegetación y alternaban los hermosos tonos amarillos, cobrizos y verdes de un invierno caluroso. Llegados a nuestro destino, la sorpresa del lugar nos la ofreció no sólo la belleza de sus callejuelas y sus miradores, sino sobre todo su imponente Iglesia de la Encarnación. Es un bello ejemplo del neoclasicismo en Andalucía, con una sobria estructura geométrica redonda que de repente (y esta es la sorpresa) te transporta al Panteon de Roma. Y ello es así porque su arquitecto se inspiró en el antiguo edificio romano para su construcción. Lástima que aquí no podamos disfrutar del oculus mágico en la cúpula y su haz de luz, pero sí tiene un efecto llamativo la bóveda circular que destaca en el paisaje del lugar.

Esta iglesia se construyó porque muchos lugareños no podían subir a la Iglesia de la Villa situada en una zona alta, antiguo lugar de la fortaleza árabe, que hoy en día se puede visitar e incluso subir a lo alto de la torre. Aconsejo disfrutar de la pequeña pero cuidada exposición en el Centro de Interpretación que alberga, con detalles curiosos de los oficios existentes en el siglo XV como alarife (arquitecto o maestro de obras), corredor (comerciantes a comisión), alqahi (juez), alfaqueque (rescataban esclavos cristianos), etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s