Iquitos, amazonia culinaria

Cierro los ojos y me elevo. Desde un plano superior observo una paleta de color verde inmenso que se pierde en el horizonte. Es la Selva Peruana y el Amazonas que discurre por entre la vegetación, con un sinuoso movimiento, como si de una serpiente se tratara. A lo lejos veo el próximo destino, Iquitos.

Luces de colores destellan a mi alrededor, como si mirara a través de un caleidoscopio. Pasa un tiempo y noto una humedad asfixiante. Ahora es de noche y observo decenas de personas en la calle, que se transportan en medio de un ruido infernal de moto carros a gran velocidad y fijo sus miradas, destilan felicidad por los poros.

Siento el suave vaivén del agua del mayor río del mundo que me lleva, me traslada hasta esta ciudad de la Amazonía peruana, alejada de todo, sin carreteras, a la que sólo se llega con barcazas o por avión. Vuelo o navego, ya no lo sé, más bien floto en el ambiente cargado.

Sobrevuelo la escena y me observo a mi misma, sentada en torno a un festín preparado por los indígenas, excitante gastronomía local cuya despensa es la selva; una rica flora y fauna que, abundante, estoy por descubrir. taquitos de cocodrilo, brochetas de suri, paiche empanado, tiraditos dos salsas, tacacho, piqueo amazonico, juanes. Escucho un siseo, la “Eunectes murinus” se acerca…hambrienta, ¡no te muevas, que no note el miedo, domina tu mente!

Pero mi mente divaga. Demasiado masato quizás. Y avanzo por el río en toda su inmensidad. De pronto, vuelve la quietud y suaves gotas de lluvia me refrescan mientras me dedico a la pesca de la piraña en estas aguas. No se dejan, son difíciles de enganchar, una de ellas prende el cebo y tira, tira…y me sumerge en un remolino hacia las profundidades. De un salto, salgo a la superficie y aterrizo en una cama hecha con nenúfares Victoria…uff…respiro aliviada; un nativo me ofrece guarapo para beber.

El viaje termina sobre la barcaza navegando de vuelta a la realidad mientras la naturaleza me ofrece un bello arco iris sobre las aguas en las que danzan los delfines rosa. Todo esto podría haber sido producto de la ingesta de la ayahuasca pero no es así, es la bella realidad de la vida en la selva peruana.

Breve vocabulario gastronómico local:

  • Brocheta de Suri que es un gusano que vive en el árbol donde crece el fruto del aguaje, conocido como “aguasal”
  • Paiche es un pez tipico de agua dulce que aquí tiene un enorme tamaño.
  • Piqueo Amazónico: típico plato combinado con lonjas de cecina, chorizo y relleno regional a la parrilla, acompañados de yuca frita, patacones y salsa criolla.
  • Masato: bebida de yuca cocida y machacada (dicen que masticada por las mujeres y escupida), fermentada con chancaca o azúcar.
  • Guarapo: jugo de caña fermentado
  • Tacacho de cecina:plátano verde frito o asado  machacado que se acompaña con cecina
  • Juanes: masa de arroz con trozos de pollo, envuelta en hojas de bijao y cocida al vapor.
  • Ayahuasca: Bebida que produce alucinaciones compuesta por el yagé (liana de la selva) y un arbusto llamado chacruna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s