El propósito viaja en Tren nocturno

Nada simboliza mejor la idea de desaparecer de tu propia vida que viajar durante la noche. Dejas atrás la claridad de un orden establecido y te adentras en un túnel oscuro que conduce a otra realidad, por descubrir al despertar un nuevo día.

Train de nuit pour Lisbonne es un libro de Pascal Mercier – pseudónimo de Peter Bieri- escritor germanófono de origen suizo, que cuenta la historia de un profesor de lenguas clásicas que vive en Berna y un día, por azar, cómo suelen ser las mejores cosas en la vida, se topa con una inquietante mujer que hace que su mundo se tambalee.

La traducción al español es Tren nocturno a Lisboa y evoca la imagen de aquellos trenes que tanto se utilizaban cuando viajar en avión no era tan competitivo. Eran viajes a otros mundos, bien podría decirse que te “teletransportabas” pues en una vida sin internet, al otro lado de la noche, esperaba lo desconocido.

Y eso precisamente es lo que espera a Raimund Gregorius, un hombre solo, erudito, amante del mundo clásico, que amaba las frases latinas, pues llevaban consigo el sosiego de todo lo desaparecido, según se indica en el libro. Él es el protagonista de esta historia que se inicia cuando salva a una mujer portuguesa que está a punto de tirarse por un puente. Acto seguido la mujer desaparece, dejando un halo de misterio.

Más tarde, también por azar, encontrará en una librería un libro con un sugerente título “Amadeu Inácio de Almeida Prado, Um Ourives das Palavras”, un libro lleno de reflexiones, trabajadas por su autor, Amadeo de Prado, un orfebre de las palabras, que despierta el interés de Gregorius:

 

“Si es cierto que sólo podemos vivir una pequeña parte de lo que existe en nosotros, ¿qué sucede, pues, con el resto?

Y a partir de aquí inicia su aventura que le lleva hasta Lisboa a querer conocer más de este autor desconocido, descubrir esta ciudad y a muchas personas fascinantes alrededor de la vida de Amadeo, que tuvieron un propósito bien claro. Pascal Mercier es un estudioso de la filosofía de la mente, la epistemología y la ética. En este relato, que evoca la cadencia de Sostiene Pereira, abunda en los entresijos de la mente humana, la que cuando se pone en movimiento, permite conocerse mejor a uno mismo y actuar en pos de un cambio que llene de color nuestra vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s